Imprimir

¿Quién puede leer mi Registro Akáshico?

Si estás pensando en hacerte una lectura de registros akáshicos, es importante que tomes parte de tu tiempo en elegir al profesional que consideres que mejor se adapta a lo que estás buscando.

Cuando tus valores son claros para ti, tomar decisiones se vuelve sencillo.”- Roy E. Disney.

Por lógica, todas las personas podemos leer registros akáshicos. Eso es una realidad, pero, entre todo el mar de profesionales que hay en internet, y en distintos medios, ¿quién es la persona que me mejor vaya conmigo para leer mi registro akáshico?

Nos movemos por afinidades en gustos, valores, sensaciones… y siempre buscamos profesionales que mejor nos puedan comprender, que sintamos sintonía y que tengamos confianza.

           Una ilustrativa historia de fracaso en una lectura de Registros Akáshicos (basada en un hecho real)

“He aprendido que los errores a menudo pueden ser buenos maestros del éxito” ~ Jack Welch

Me equivoco, y me equivoco mucho. Soy humana. Esto que voy a compartir de manera resumida me pasó hace algo más de 3 años, cuando empecé con las lecturas de Registros Akáshicos, y fue uno de los errores que más enseñanzas me proporcionó.

“Tuve una sesión de Registros Akáshicos con una chica para trabajar un par de temas. Yo llevaba la sesión muy preparada de casa. Todo anotado en la libreta, sus bloqueos energéticos, lo que íbamos a analizar juntas de los bloqueos en la sesión y algo de información que había canalizado previamente. Bueno, allí estaba yo, en mi consulta, con mi sonrisa, mi libreta con todo anotado, mi bolígrafo, mi grabadora, los vasos de agua preparados, y por supuesto, la limpieza energética previa que hice en la sala para no tener ningún tipo de interferencia ni remanente energético que no fuera nuestro.

Llegó ella, la recibí y lo primero que me dijo “no me gusta X  (una persona que para mi es un referente en el campo de la metafísica). Pensé, “Vaya! empezamos bien”. A continuación me dijo: “no me gustas mucho, prefiero a X”. Y yo le espeté “bueno entonces, tenías que haber pedido una cita con ella”. Y me contestó, casi seguro con una mentira, porque probablemente las tarifas de aquella profesional debían de ser bastante más altas que la mía, en aquel momento en el que yo estaba empezando… “Bueno ya…. Pero he decidido darte una oportunidad”.

En aquel momento más que nerviosa estaba enfadada, porque de entrada me llamó y quedó conmigo por precio y no por confianza.

Empezamos la sesión, abrí su akáshico y yo vi que ella estaba más pendiente de evaluarme a mi que de disfrutar esa lectura de su registro akáshico y estar fluyendo. Lo noté enseguida y os puedo prometer que pensé en cerrar la sesión a los 15 minutos y decirle lo que yo estaba sintiendo, que eso no estaba funcionando, por supuesto no cobrar la sesión y cada una a su casa. Me quedé algo bloqueada, y con toda mi buena intención seguí. Mi trabajo lo hice, estuve una hora con ella, respondiendo a sus dudas, haciendo el análisis de bloqueos y sanaciones. Cuando acabamos la sesión me dice: “no me ha gustado nada”. Y yo le respondí, mordiéndome la lengua, “lo lamento”. Por supuesto que le cobré la sesión por el tiempo que estuve con ella junto con todo el trabajo previo que yo hice y que ella no supo valorar. Ella por supuesto en ningún momento dijo de no pagarme porque el trabajo estaba hecho.

Esta experiencia para mi me trajo cinco aprendizajes que se me han quedado grabados en mi mente:

  1. Elegir yo a mis clientes. Este cambio de perspectiva me ha dado una mayor libertad y tranquilidad a la hora de desempeñar mis lecturas de registros akáshicos.
  2. No trabajar con personas que se hayan en situaciones desesperadas y tienen expectativas fuera de la realidad sobre una lectura de registros akáshicos
  3. Saber qué no puedo gustar a todos.  Si una sesión percibo que no está yendo fluida, o que la persona me está evaluando o se siente incómoda conmigo o yo con ella, la paro al primer minuto y devuelvo la tarifa abonada.
  4. Ofrecer a todos mis clientes la posibilidad de parar la lectura del registro akáshico, antes de los 15 primeros minutos si no les gusta o sencillamente no cubre sus expectativas. 
  5. Dejar clara mi perspectiva de trabajo “desarrollo personal” y “Sólo ayudar a quién desea ayudarse a si mismo”.

Tuve que pasar por esa experiencia para poder aprender.  Ella fue mi maestra y gracias a ella pude extraer los aprendizajes anteriormente mencionados que me han servido de base y están en sintonía con mis valores. “Me aporta claridad, dirección y sentido en mi trabajo”.

 

5 Puntos a la hora elegir quién va a leer tu registro akáshico

“A veces son las decisiones más pequeñas las que pueden cambiar tu vida.” Keri Russel

A continuación, paso darte 5 recomendaciones que te pueden ayudar a tomar una decisión si estás pensando en hacerte una lectura de Registros Akáshicos

  1. Respóndete a las preguntas: “¿Para qué me la quiero hacer”?. “¿Qué expectativas tengo?”.
  2. En tu proceso de búsqueda, ten en cuenta  tu intuición. Muchas veces nos dejamos guiar por ella y acertamos. “¿Está persona me gusta?¿Me va a entender?”
  3. ¿Qué otros criterios vas a utilizar?: Precio, confianza, valor, formación, experiencia en otros ámbitos, etc.
  4. Presta atención al lenguaje que utiliza esta persona en su web, en sus artículos, etc….: podrás ver si tiene un perfil más místico, o más psicológico, o práctico….
  5. Revisa las referencias de esta persona o testimonios. Incluso si conoces a alguién que haya trabajado previamente con ella, puedes preguntarle.

 

Conclusiones sobre la elección una lectura de Registros Akáshicos: Valor y Precio

Desde mi experiencia personal, tanto como profesional como clienta de otros profesionales, he llegado a la conclusión  de que es importante diferenciar el concepto de Valor y Precio. El precio es la tarifa, y el Valor es lo que estás valorando en ese servicio, es decir lo que te puede aportar. Esta distinción es crucial porque muchas veces confundimos precio y valor. El valor es lo que consideramos que nos puede aportar. Si estamos pensando en una lectura de registros akáshicos como una lectura de tarot, estaremos equivocándonos completamente de perspectiva. Si pensamos que en una sesión de registros akáshicos vamos a obtener soluciones mágicas que no conlleven ningún esfuerzo o cambio por nuestra parte, entonces lo que estamos buscando es otra cosa.

Por otro lado, es importante contemplar diversos criterios a la hora de elegir a un profesional y saber en qué estás basando tu decisión y qué esperas de esa decisión.

Elige en conciencia

En los procesos de akáshicos con coaching, justamente trato de ayudar a las personas a:

  • Ver desde una perspectiva más amplia para que puedan encontrar un mayor número posible de alternativas a esa situación
  • Dotarlas de herramientas; y
  • Complementando con la sanación akáshica, lo que trato es aligerarle la carga negativa de esa persona para que pueda afrontar la situación con mayor optimismo y voluntad.

Si necesitas ver tus sombras, contacta conmigo. Una sesión de coaching con akáshicos puede ayudarte a ponerles luz.

www.rosetterapias.com

e-max.it: your social media marketing partner