Imprimir

La verdad es que a veces me da pena lo manipulados que estamos en esta sociedad española, donde por un lado, como ya he dicho en algunos escritos con anterioridad, existe una lucha continuada entre la opresión de la gente que desea dominar y poder, y la gente que suele reaccionar como víctimas y entonces empiezan a agredir a los demás de forma descontrolada.

Pero más allá de esta idea, que por desgracia está tan arraigada en nuestra sociedad, hay que darse cuenta como los mismos anuncios de los productos en muchos casos nos instauran ideas absurdas en nuestra mente…, si nos “programan”.

Me parece de gente poco creativa recurrir constantemente a la idea de meter miedo a los oyentes para poder vender un producto:

{C}·        “En estos días el número de robos aumenta considerablemente… compre la alarma X.”

{C}·        “Este ha sido un mal año, y ahora encima sin vacaciones… un crédito con nosotros y lo puede pagar en tantos meses.”

La verdad es que una cosa es crear una “necesidad”, y otra muy distinta es meter miedo para lograr vender.

Y yo me pregunto ¿desde dónde solemos actuar a diario? ¿Desde una manera  impositiva, desde el miedo, desde la valoración adecuada de cada situación?

El frenesí de esta vida. La velocidad a la que vivimos, muchas veces no nos permite pararnos a analizar las situaciones con tranquilidad y desde nuestra posibilidad de ver la situación como un simple aprendizaje.

Yo no soy nadie para decir nada a ninguna persona, solo es una reflexión en alto de algo que a mi realmente me ha ayudado: ante cualquier problema, antes de reaccionar instintivamente desde tu cerebro primario o reptiliano (ese que piensa que todo en tu vida es una lucha a vida o muerte), párate 10 segundos, respira y luego actúa.

¡Buen verano a todo el mundo!

 

JAVIER SANTOS.

 

e-max.it: your social media marketing partner