Imprimir

Ayer hablaba con mi buen amigo Ramón (doctor en psicología junto al que trabajo) y ambos llegábamos a la misma conclusión respecto a lo mal que la sociedad entiende cómo conseguir sus objetivos. Como es que no se nos enseña a vivir, se nos enseña a “resistir y sobrevivir”.

Y es que el problema es que  la mayoría de la gente no posee ciertas herramientas que son imprescindibles para vivir desde el punto de vista de nuestro cerebro.

A saber: es necesario aportar una herramienta que te aporte la suficiente confianza como para que puedas enfrentarte a tus miedos personales, ya que ahí se encuentra realmente el problema.

Ya lo he comentado varias veces, tú y yo somos los únicos obstáculos que existen entre donde nos encontramos y nuestros objetivos.

 

El otro día escuchaba en la televisión a un famoso al cual le decían que se habían enterado que un negocio suyo le había ido mal y había perdido mucho dinero. Y su respuesta fue muy significativa si la analizamos en profundidad. Solo comentó “¿Acaso creéis que todo mis negocios me permiten ganar dinero?” Unas simples palabras que realmente expresan, a mi modo de ver varias ideas:

·        Todos nos equivocamos, pero eso no implica quedarnos en el papel de víctimas estancados y viviendo solo con esa posibilidad dentro de mi mente.

·        7 veces caído, 8 levantado: los obstáculos son la mejor manera de mejorarme, de las desgracia se puede sacar lecciones importantes.

·        Las posibilidades que hay delante de mi no se centran solo en lo que conozco, puedo explorar otros campos.

·        Y sobre todo VIVO MI “OVSESIÓN”

 

Curiosa palabra “OVSESIÓN”. Analicemos esta palabra bajo la mirada de un verdadero triunfador, aún con falta de ortografía y todo:

 

O: observo mi estado actual y localizo mi meta.

V: Valoro todas las posibilidades para conseguir mi meta, no desprecio ninguna.

S: Sigo adelante aún existan pocas posibilidades.

E: entrego mi alma a esa causa, no importa nada más que llegar a ella.

S: sigo adelante, una y otra vez, cual fiel escudero de mi meta.

I: imposible dejar de pensar en mi meta a lo largo del día.

O: olvido la palabra imposible y la palabra fracaso.

N: nunca existió, nunca existe, ni nunca existirá otra posibilidad que no sea alcanzar mi meta.

 

¿De verdad cuando te marcas una meta eres capaz de SENTIR y VIVIR así?

Quizás, entonces quizás, no debas achacar a nadie más que a ti la imposibilidad de alcanzar tu meta.

Y es que ya no se cómo decirlo, quizás más alto, porque más claro es imposible: La misión más importante que cada uno tenemos en esta vida es conocernos y apasionarnos con nuestra vida. 

Siempre pongo el mismo ejemplo de que mis 4 cuerpos inferiores son el “coche” que tengo en mi vida. Cuando tú conoces tu coche, sabes cuales son sus características, si es mejor para usar en una carretera llana, si es mejor para un circuito, si es mejor en campo a través, etc.

Estoy seguro que si tu coche es diésel no le pondrías gasolina super, si es de la marca “x” no le pondrías las piezas de un modelo inferior o de otra marca, etc.

Hay que recorrer muchos “kilómetros” en esta vida, y el camino está lleno de posibilidades, ya que todos los días hay que realizar elecciones, el camino está lleno de percances que nos hacen reaccionar de una forma que no necesariamente tiene que ser la mejor para esa ocasión, pero que como hemos aprendido a conducir de una determinada manera, no valoramos otras posibilidades de mejorar nuestra conducción. Si he tenido un accidente en el pasado cuando llovía, cada vez que llueva, inconscientemente ese recuerdo está presente durante todo el trayecto, y más si tenemos a nuestro copiloto (cuerpo mental) recordándonos constantemente “recuerda que ya tuviste un accidente con lluvia, ¡ten cuidado no tengas otro y te mates al volante!” 

Pero si el que conduces eres tú, ¿por qué no te das cuenta de una vez que tu chasis (cuerpo físico), tú motor (cuerpo emocional), el copiloto (cuerpo mental) tienen que estar todos en perfecto estado y en  consonancia al servicio del conductor (tu cuerpo etérico)?

Estoy seguro que si te golpean el chasis intentarás repararlo.

Estoy seguro que si pisas el freno (miedos) y el acelerador (deseos) del coche al mismo tiempo tu motor se estropeará.

Estoy seguro que si puedes dejar a tu copiloto con la suficiente tranquilidad como para que no sea una verdadera pesadilla con sus continuas señales de peligro, podrás conducir más tranquilamente.

Estoy seguro de que si permites que tu cuerpo etérico te lleve directamente a tu meta (tu misión) en esta vida, todo el camino es más sencillo, los carteles de las desviaciones a seguir hacia ella van apareciendo por el camino, y vivirás tu vida con PASIÓN. 

Así es, así tengo la suerte de ver mi vida transcurrir en estos momentos, pero claro, en primer lugar he tenido que alinear  mis cuerpos inferiores, eliminando mis miedos con una herramienta eficaz (EFT) y basándome en no ir en contra de lo que siento, de mis emociones (no pisar el freno y el acelerador al mismo tiempo), sino dando “vueltas” hasta que he encontrado que la solución no consistía en luchar contra los acontecimientos que la vida me ponía delante como carteles de “tuerce ahora a la izquierda”, y yo queriendo seguir de frente, sino en fluir con lo que la vida me traía. Porque todos los caminos llevan al final a Roma (o a tu misión en la vida), y solo depende de ti, que te alinees con esa posibilidad.

El conductor tiene muy claro cual es la meta, pero si el copiloto le confunde, el motor no funciona por presionar el acelerador y el freno al mismo tiempo o el chasis no está bien, pues tardará más en llegar a ella,… , pero SIEMPRE LLEGA.

 

www.elcaminodelmagocuantico.es 
El camino iniciático desde tus sentimientos para el autoconocimiento.


Terapias y cursos presenciales y On line
(+34) 690 35 54 05
emcep19@gmail.com

e-max.it: your social media marketing partner